Columna de Daniel Matamala: Monos porfiados 

 

Hace un año, el 17 de octubre de 2019, el Presidente celebraba a Chile en el Financial Times como “el oasis de América Latina”, una frase que había repetido como mantra en los días previos. Los ministros mandaban a los ciudadanos a madrugar y comprar flores, y el expresidente del Metro sentenciaba que “la gente está en otra” y les decía a los “cabros” que “esto no prendió”.

Un año después, en la clase dirigente poco ha cambiado. Las voces que escuchan son las mismas que tan groseramente se equivocaron. Muchos dogmas permanecen incólumes. Como monos porfiados, aunque sean golpeados una y otra vez por la realidad, aunque la fuerza de los hechos los haga inclinarse y rebotar, siempre tratan de volver a su posición original.

Origen: Columna de Daniel Matamala: Monos porfiados – La Tercera

Columna de Ascanio Cavallo: Las invasiones bárbaras

Después de todo lo que se ha dicho y escrito sobre aquellos días, las únicas descripciones coincidentes -con simpatía, condescendencia, neutralidad o repulsa- sólo caracterizan a una masa informe, airada, resentida, frustrada e iracunda, en la que cabrían tanto los extremadamente marginalizados como los segmentos de clase media empobrecida. Parece, además, una masa en blanco, sobre la cual cada analista inscribe sus propias interpretaciones. A veces, con un encono visceral, como se representa a un enemigo; a veces, con una comprensión beatífica, rousseauniana, y aun otras veces con cierta complacencia meliflua, como una amenaza velada.

Origen: Columna de Ascanio Cavallo: Las invasiones bárbaras – La Tercera

Columna de Oscar Contardo: La devaluación de los hechos

 

Han pasado 12 meses que se sienten como tres décadas. Un estallido con decenas de muertos y miles de heridos, y una pandemia que ha cobrado más de 18 mil vidas hasta la fecha. Nuestro país ha enfrentado la crisis de derechos humanos más grave desde la dictadura y una sanitaria con una de las tasas de mortalidad más altas del mundo. Pero hay un daño que no se puede cuantificar, porque es imperceptible y, al mismo tiempo, amargamente espeso; ese daño es la devaluación constante y persistente del valor de los hechos, el ajuste porfiado de la realidad y la negación de lo evidente como una especie de hábito que se practica sin escrúpulo alguno. El gobierno reemplazó la política de los campeones por una del simulacro que se sostiene sobre discursos contradictorios y datos amañados a vista y paciencia de todos, y a costa de las instituciones.

El gobierno rechazó la posibilidad de comprender el descontento y prefirió cavar una trinchera desde donde inventar enemigos, para luego culparlos de su propia inoperancia.

Origen: Columna de Oscar Contardo: La devaluación de los hechos – La Tercera

Agustín Squella: “Algunos conservadores se pasan ahora al Apruebo con total insinceridad y sólo como una estrategia”

El Presidente tiene que jugar el papel que le corresponde según la Constitución y las leyes, sin perjuicio de manejarse con el suficiente talento político en medio de la navegación en mar gruesa en que nos encontramos hace ya más de un año. Veníamos navegando en mar calma durante mucho tiempo, sin advertir las corrientes subterráneas que se estaban formando en el fondo del océano, hasta que esas corrientes alcanzaron la superficie y sonaron las alarmas en el buque. El momento de pasar de mar calma a gruesa, y por momentos muy gruesa, le tocó a este Presidente, quien tuvo que dejar de lado su programa y ocuparse de las emergencias. Pues bien: eso es lo que tendrá que seguir haciendo, como pueda, en lo que le queda en La Moneda.

Origen: https://www.theclinic.cl/2020/09/10/agustin-squella-algunos-conservadores-se-pasan-ahora-al-apruebo-con-total-insinceridad-y-solo-como-una-estrategia/ 

Columna de Sylvia Eyzaguirre: ¿A quién le importa cómo está pelado el chancho? 

¿Cree usted que es ético sacarle el 20% de los ingresos a las familias más vulnerables del país para luego malgastar ese dinero, ya sea en programas mal evaluados o de frentón en programas que no son otra cosa que favores políticos para satisfacer el clientelismo? La respuesta para nosotros los ciudadanos es evidente, pero lamentablemente no lo es para los parlamentarios. En momentos críticos como los que vivimos, donde más que nunca se requiere del Estado para apoyar a las cientos de miles de familias que se han visto afectadas por la recesión económica y un Estado que ha visto reducido sus ingresos en cerca de 20%, algunos parlamentarios ya han levantado sus voces para defender a raja tabla programas pésimamente mal evaluados, que además impactan negativamente en la cohesión social. Algunos han defendido mantener estos programas porque dan trabajo, pero ¿cuántos más trabajos podría generar este dinero si lo gastáramos mejor? ¿Cuántas más personas se verían beneficiadas si usáramos estos recursos en quienes más los necesitan?

Origen: Columna de Sylvia Eyzaguirre: ¿A quién le importa cómo está pelado el chancho? – La Tercera

Reconstrucción a los días clave en el Minsal – La Tercera

Los ilícitos que pesquisa el Ministerio Público, según los escritos que ha presentado, el que prima es un eventual cuasidelito de homicidio.Las reglamentaciones infringidas, principalmente, tendrían que ver con aquellas de “preparación y respuesta a la pandemia de la influenza AH1N1 de la OMS” que se hizo luego aplicable al Covid. En este plan, obligatorio para los países que suscribieron el reglamento sanitario internacional, los Estados -entre ellos Chile- se comprometieron a actuar de una forma determinada, obligando incluso a la transparencia de entrega de datos e involucramiento de la comunidad científica.

El avance del caso, como suele suceder en este tipo de investigaciones, dependerá de los hallazgos y testimonios que se entreguen al Ministerio Público. Lo principal, dicen fuentes consultadas, es si se encuentran evidencias de que Mañalich ocultó o falseo información, ya que la mala implementación de una política pública no es delito. “Tampoco la soberbia”, dicen otros de los consultados. Todo está en manos ahora de la Corte Suprema que decidirá si la Fiscalía podrá o no acceder a los correos que grafican los meses más duros de la pandemia al interior del gobierno.

Origen: Reconstrucción a los días clave en el Minsal – La Tercera

Columna de Óscar Contardo: La realidad según Pablo

 

Pablo Longueira ha vuelto porque quiere “licuar el plebiscito” sumándose al Apruebo y lograr así que la derecha vaya unida a la convención constitucional. Nada descabellado. En esas condiciones, las matemáticas electorales le asegurarían una representación que no lograrían de otro modo, una presencia que les ayudaría a conservar el espíritu de la Constitución del 80, sólo que ahora refrendada por la democracia. Un cálculo al que se le suma otra variable: una oposición dividida y vuelta a dividir en donde lo

Origen: Columna de Óscar Contardo: La realidad según Pablo – La Tercera

Columna de Ascanio Cavallo: Lavín y Longueira

 

Ah, Pablo Longueira, de nuevo. Este es uno de los pocos políticos chilenos -sobran los dedos para contarlos- que tienen la capacidad de sacudir el debate público con unas cuantas palabras. Sabe cómo hacerlo: dibuja un futuro, imagina a los personajes y echa a andar una trama en varios actos. Arma un relato, o acaso un psicodrama. También sabe que a cuanto diga le seguirá una tormenta de ataques políticos, personales, históricos y (esta vez) penales. No sólo los puede soportar, sino que los integra al psicodrama: los ataques confirman la trama.

Durante toda una semana, la política ha girado en torno a su tesis de que la derecha debe impedir que el triunfo del Apruebo en el plebiscito constitucional signifique el derrocamiento del gobierno de Piñera. Eso, dice, es lo que planea la izquierda. No pierde tiempo con el matiz. No dice ultraizquierda, antisistémicos, polos revolucionarios. Simplemente, la izquierda.

 

Origen: Columna de Ascanio Cavallo: Lavín y Longueira – La Tercera

A favor de las listas negras

Javier Cercas

Pues sí: soy un gran entusiasta de las listas negras. Lo soy desde que, en compañía de mis dos mejores amigos, consagré gran parte de mi infancia y adolescencia a elaborar una de ellas. Recuerdo que la lista incluía la práctica totalidad de los profesores del colegio de los Maristas y la nómina íntegra de los hermanos, así como al fundador de la orden, beato Marcelino Champagnat (a título póstumo), y a la Santísima Trinidad (a título honorífico). También figuraban allí todos los tipos guapos y con moto que volvían locas a las chicas guapas, todos los políticos de la Transición, con Adolfo Suárez a la cabeza, todos los idiotas que imitaban a Bruce Lee y a John Travolta (no así las imitadoras de Olivia Newton John, que nos provocaban un entusiasmo babeante), el escritor o gurú T. Lobsang Rampa, los filósofos Karl Jaspers, Sören Kierkegaard y Duns Scoto (también conocido entre nosotros como Duns Scroto por culpa de Guillermo Cabrera Infante), Walt Disney y Bambi, Heidi y su abuelito, Julio Iglesias y Gwendoline, los Mensajeros de la Paz, todos los integrantes de Viva la Gente y la entrañable canción del mismo título, el quinteto melódico Mocedades, todos los personajes de la serie La casa de la pradera(también los actores que los interpretaban) y un largo etcétera de personas dignas del máximo respeto y consideración por quienes sentíamos una inquina feroz. Es imposible enumerar los beneficios que nos deparó, a aquel trío de descerebrados, la confección de esa lista de enemigos a muerte, ingente tarea en la cual invertimos horas y horas de doctas disquisiciones virtualmente ininteligibles; baste decir que abrigo la certeza de que, de no haber mediado ese asiduo ejercicio de odio sin límites, ahora mismo no seríamos lo que somos —tres hombres de bien, padres de familia abnegados y ciudadanos respetuosos de la ley—, sino aquello que a todas luces estábamos destinados a ser: una banda de atracadores a mano armada.

Por desgracia, pasada mi adolescencia las listas negras entraron en franca decadencia, yo al menos no volví a saber de ellas. Una de las innumerables bendiciones que nos ha deparado a los catalanes el procés, sin embargo, ha sido su retorno. Yo figuro en todas. Eso es siempre un motivo de satisfacción, claro está, pero lo que no podía imaginar es lo que ocurrió cuando me mandaron la última. Y es que allí estaba yo, como siempre en el pelotón de cabeza, pero esta vez vi, justo al lado de mi nombre, el de Joan Manuel Serrat. Caí de hinojos al suelo, como fulminado por un rayo, crucé los dedos de las manos y las alcé al cielo. “Gracias, Dios mío”, clamé. “Gracias por colocarme junto al Noi del Poble Sec. Es lo mejor que me ha pasado en la vida desde que un día vi a lo lejos, fugazmente, a Ringo Starr. Gracias, amigos secesionistas: a cambio de este privilegio, yo no hubiera vacilado un segundo en entregar mi madre a una mafia albanokosovar consagrada a la trata de blancas, y aquí lo tengo, gratis et amore. Ya puedo morir tranquilo”. Luego, tras enjuagarme unas lágrimas de gratitud, leí la lista entera. No era muy nutrida. La encabezaba Miquel Iceta y constaba sobre todo de gente que se gana la vida con la política: políticos y periodistas; en cuanto a los que no se la ganan con ella, sino que la pierden (o sea, eso que antes se llamaba intelectuales), eran los siguientes. Un cantante: el susodicho Noi. Una cineasta: Isabel Coixet. Una actriz: la difunta Rosa Maria Sardà. Un profesor universitario: Francesc Trillas. Y un plumífero: este servidor de ustedes. Ni uno más. En ese momento comprendí por qué, cada vez que alguien me llama intelectual, me entran ganas de fracturarle la nariz de un cabezazo marsellés.

En suma: dados los miríficos beneficios que procuran las listas negras a la ciudadanía, debería estimularse su existencia. En Cataluña, en particular, podría destinarse parte del fondo de reconstrucción de la UE a subvencionarlas. “¿Te crees que no están ya subvencionadas, pedazo de idiota?”, oigo que me dice una vocecita. Bueno, pues a subvencionarlas más. Urge fomentar la concordia. Se nota, se siente: vamos por buen camino.

Origen: Columna: A favor de las listas negras | EL PAÍS Semanal