Retazos nerudianos

1421774563_424719_1421775021_noticia_normal

(Jorge Edwards)

Pablo Neruda solía decir en sus años finales que le iban a publicar “hasta los calcetines”. Los editores lo perseguían y él conocía bastante bien al gremio, aun cuando sus contratos, antes de que entregara sus asuntos a una agencia seria, cosa que sólo ocurrió al final de su vida, se encontraban en un desorden caótico. Después de su muerte se publicaron sus memorias en prosa, Confieso que he vivido, editadas por su viuda, Matilde Urrutia, y por el escritor venezolano Miguel Otero Silva. El método editorial fue muy discutible. Como el poeta, cansado, enfermo, agobiado por su cargo de embajador en París, estaba lejos de haber terminado el dictado de su libro, los dos improvisados editores introdujeron textos autobiográficos del Neruda de los años cincuenta. El resultado fue un extraño collage literario. Hay que tener en cuenta que el poeta había escrito a su regalado gusto en años un poco anteriores, sin interferencias de ninguna especie, un texto maestro de memorias en verso, Memorial de Isla Negra (Santiago, 1964).

vía Retazos nerudianos | Babelia | EL PAÍS.

Los que alimentan el hambre

1421944033_312472_1422148017_noticia_normalLa transformación de la comida en un medio de especulación financiera ya lleva más de veinte años. Pero nadie pareció notarlo demasiado hasta 2008. Ese año, la gran banca sufrió lo que muchos llamaron «la tormenta perfecta»: una crisis que afectó al mismo tiempo a las acciones, las hipotecas, el comercio internacional. Todo se caía: el dinero estaba a la intemperie, no encontraba refugio. Tras unos días de desconcierto muchos de esos capitales se guarecieron en la cueva que les pareció más amigable: la Bolsa de Chicago y sus materias primas. En 2003, las inversiones en commodities [materias primas] alimentarias importaban unos 13.000 millones de dólares; en 2008 llegaron a 317.000 millones. Y los precios, por supuesto, se dispararon.

vía Los que alimentan el hambre | Planeta Futuro | EL PAÍS.

Abrochado a la dulzura de vivir

cinturonConducimos nuestro coche y vemos a cierta distancia, en una curva, a una pareja de policías en actitud vigilante. Con una maniobra arriesgada, nos apresuramos a abrocharnos el cinturón de seguridad. En España, la ley impone multas a quien circula en un coche sin el cinturón abrochado. Yo creo que esta sanción constituye un uso totalitario de la ley y, como excusa para meditar sobre la esencia del derecho, en este artículo me propongo explicar por qué.

vía Abrochado a la dulzura de vivir | Edición impresa | EL PAÍS.

Baudelaire, el ingrato

14223459125789En 1864, Charles Baudelaire se mudó a Bélgica para intentar vivir de dar conferencias y publicar con editores locales. Más de una década antes, otros intelectuales franceses, como Alejandro Dumas o Víctor Hugo, habían seguido el mismo camino con éxito huyendo del Golpe de Estado de Napoleón III. Sin embargo, él llegaba tarde, con la moda francesa hace tiempo diluida en el país vecino y unas dotes para la oratoria inferiores a las de Dumas o Hugo.La experiencia lo llevó a rozar la miseria, ya con más de 40 años y empeorando de la sífilis que arrastraba desde la juventud. Durante los dos años que permanece en el país, escribe con asiduidad a su madre y a sus amigos Ancelle y Manet, además de al editor Michel Lévy, anunciándoles su venganza de la sociedad belga que tan mal lo había acogido: Pobre Bélgica, una obra en la que retrata todos los tópicos de los franceses sobre sus vecinos del norte, pero que vende como un retrato de los vicios de la propia Francia.

vía Baudelaire, el ingrato | Cultura | EL MUNDO.

Cuestiones peliagudas

1422288967_672835_1422298769_noticia_grande«El tema puede parecer superficial, pero es interesante ver cómo cambia la identidad de una persona por el mero hecho de llevar o no barba o bigote. En España, durante la Transición, la barba era un signo antifranquista; mientras que un bigote bien recortado se identificaba con la dictadura», comenta Hirschfeld. En To shave or not no shave (afeitarse o no) se incluyen obras como una escultura hiperrealista de la cabeza de Franco, de Eugenio Merino, una obra que el artista presentó en ARCO en 2012 y por la que la Fundación Francisco Franco llevó a Merino a juicio.»La ausencia o presencia de barbas, bigotes y patillas ha sido utilizada a lo largo de la historia de la humanidad de una forma simbólica. Cada época eligió un modo de representarse y catalogó a sus miembros en función de esa estética», explica Hawksley, autora de biografías de artistas plásticas como las de Katey Perugini, hija de Dickens; Lizzie Siddal, modelo y miembro de los prerrafaelistas, o la princesa Louise, la sexta hija de la reina Victoria cuyo trabajo su madre se empeñó siempre en ocultar.

vía Cuestiones peliagudas | Andalucía | EL PAÍS.

Chile llora a Pedro Lemebel, su revolucionario de las letras

1422046466_666461_1422046646_noticia_normalCreativo, contestatario, asertivo y lúcido, Lemebel fue un artista integral que cambió la historia cultural de Chile, aunque inexplicablemente nunca se le llegó a conceder el Premio Nacional de Literatura. La marginalidad fue el motor de su trabajo y de su lenguaje propio, que lo convirtió en uno de los autores chilenos de mayor proyección internacional. Hijo de un panadero y nacido en una zona extremadamente pobre de Santiago, Lemebel saltó a las letras desde la seducción callejera. Profesor de Artes Plásticas que casi no llegó a ejercer el rechazo que despertaba, a finales de los ochenta fundó el colectivo artístico Las Yeguas del Apocalipsis, con el que montó performance atrevidas y con alto contenido político de izquierda en plena dictadura.

vía Chile llora a Pedro Lemebel, su revolucionario de las letras | Cultura | EL PAÍS.

Fallece Lemebel, escritor chileno de la marginalidad social y homosexual

Muere el escritor chileno Pedro Lemebel

Las 12 mejores novelas publicadas desde 2000… según BBC

Esta semana, la sección Cultura de la página internacional de la BBC realizó una encuesta para elegir las mejores 12 novelas publicadas en inglés en lo que va del siglo XXI. Convocó a una docena de críticos y especialistas de medios como el diario The New York Times y las revistas Time, New York Magazine y Kirkus Reviews Hubo 156 candidatas. La elección de la mejor novela de lo que va del nuevo milenio recayó en La maravillosa vida breve de Oscar Wao (2007), de Junot Díaz, autor dominicano-estadounidense nacido en Santo Domingo, en 1968.

vía Las 12 mejores novelas publicadas desde 2000 | Cultura | LA TERCERA.

Mario Bunge: “El psicoanálisis y otras seudociencias son dañinos”

1421325878_600598_1421333077_noticia_normalA sus 95 años, el filósofo, físico y epistemólogo argentino Mario Bunge desayuna escribiendo sobre las ideas que pensó la noche anterior. El autor de La ciencia, su método y su filosofía (1960), La investigación científica (1967) y los ocho volúmenes de Tratado de filosofía (1974-1989), entre otros 70 libros, bebe después café y come yogur. Segundo ganador del Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, en 1982, Bunge propuso que EL PAÍS lo ganara al año siguiente, pero evita las noticias por la mañana. Contesta en su casa de Montreal correos electrónicos y lee revistas científicas, en especial tres, Science, Nature y American Sociological Review, que recibe en forma gratuita después de superar los 50 años de suscripción. Almuerza las ensaladas y el pan con jamón o salmón ahumado que le prepara su segunda esposa, Marta, 19 años menor que él, exalumna de un curso de filosofía en su natal Buenos Aires. Duerme una siesta de no más de una hora y después vuelve a trabajar. Sale poco desde que hace cinco años se jubiló como profesor en la Universidad McGill. A veces va allí a recibir visitantes y exestudiantes. Por la noche mira dos telediarios: «Me interesan, pero son bastante malos: uno es el de la BBC, que antes era bueno, y el otro es el de la NBC, que se ha olvidado del resto del mundo y habla solo de EE UU». Cena liviano y disfruta con su mujer de alguna de las películas que ella compra en DVD.

«La filosofía está muy venida a menos, a diferencia de cómo avanzan la matemática, la química, la biología, la historia con números, o cliometría. Hay demasiadas cátedras de filosofía casi todas ocupadas por comentaristas, especialistas en Kant, Hegel, Spinoza, Descartes, Aristóteles, Marx. Ninguno se propone forjar ideas nuevas».

 

vía Mario Bunge: “El psicoanálisis y otras seudociencias son dañinos” | Babelia | EL PAÍS.

La filosofía tras la pantalla

1421749416_506484_1421751954_noticia_normalEl cine ha cumplido, en la era moderna, el postulado de Platón acerca de que los individuos viven en una caverna y confunden sus sombras con la realidad: así, los espectadores primitivos de Lumière creían que el tren saldría de la pantalla y les arrollaría en la sala. Y hasta Woody Allen, cuando este malentendido metafísico estaba ya aclarado, jugueteó con esta confusión ontológica en La rosa púrpura del Cairo (1985), haciendo que su protagonista saliera literalmente de la pantalla. Y otros cineastas han jugueteado con el misterio metafísico del invisible fuera de campo, como les ocurre a los burgueses atrapados en una sala elegante en El ángel exterminador (1962), de Buñuel, mientras que los pasillos interminables que no conducen a ninguna parte de El año pasado en Marienbad (1961), de Alain Resnais, se erigen en una metáfora del extravío existencial.

vía La filosofía tras la pantalla | Cultura | EL PAÍS.