Richard Rorty, un filósofo irónico y provocador

Richard Rorty fue un filósofo que estuvo en pie de guerra con la filosofía toda su vida. Se defendía contra la pretensión de absoluto del pensamiento analítico y renunció durante décadas, a modo de protesta contra las corrientes tradicionales de su ámbito, a dirigir una cátedra de filosofía.

Al mismo tiempo, el neoyorquino de nacimiento, era considerado uno de los pensadores contemporáneos más importantes, influyentes y con más sentido del humor.

El 8 de junio murió de cáncer a los 75 años en su casa, en el campus de la Universidad de Stanford, en California. La universidad habla de él en su página web como de un ciudadano modelo: «Tanto como profesor como autor tenía una presencia increíblemente apasionante».

Origen: Richard Rorty, un filósofo irónico y provocador | elmundo.es

Rorty: pragmatismo, ironismo liberal y solidaridad

La teoría de los derechos humanos naturalizada

Cómo se construye un monstruo

No se lee como un libro cualquiera. ¡Imposible! En sus más de 500 páginas se oculta tanta maldad que conviene dejarlo reposar y tomar aire antes de volver sobre las andanzas de los 14 psicópatas latinoamericanos que retrata Los malos. Hablamos de gente corriente que un día se creyó omnipotente; algunos, los que formaban parte de la DINA (la policía política chilena) o los que dirigían los centros de detención más emblemáticos de la dictadura militar argentina o el lugarteniente del panameño Manuel Antonio Noriega, que presumía de ser “el inventor del miedo”, usaron al ser detenidos el ya célebre latiguillo exculpatorio de que “cumplían órdenes”; los otros (integrantes, entre otros, del movimiento Sendero Luminoso, miembros de las maras salvadoreñas o el pran –líder de los presos– más temido de las cárceles venezolanas) también dejaron su sello personal. Casi todos siguen vivos.

Y la periodista chilena Alejandra Matus escuchó perpleja cómo una mujer detenida y torturada durante la dictadura de Pinochet le contaba en la sala de su casa donde la estaba entrevistando cómo había sido su encuentro con la perversa Ingrid Olderock: “Entonces escuché la voz ronca de una persona que claramente daba las órdenes. Pensé que era un hombre, pero luego, cuando comenzó a cargarse sobre mí, me di cuenta de que era una mujer. Me imaginaba que me iban a violar como en Villa Grimaldi(…). Pero nunca imaginé lo que venía. No me di cuenta de que había un perro hasta que lo tuve encima”. Los periodistas buscaban personas, pero solo encontraron bestias. Bestias humanas.

Origen: Cómo se construye un monstruo | EL PAÍS Semanal | EL PAÍS

Las raíces de la edición contemporánea

1439394600_952178_1439465308_noticia_normalLa primera buena noticia sobre esta obra es, por supuesto, su mera existencia. Que en esta época de edición institucional mortecina y editoriales comerciales entregadas a la búsqueda del beneficio inmediato se pueda publicar impecablemente un volumen erudito de mil páginas en papel biblia, es toda una hazaña. Muy significativo también es que la haya editado una empresa familiar, que empezó como librería especializada en Derecho y Humanidades y luego se convirtió en editorial. Sí: el conocimiento directo del público ha sido —y sigue siendo— la clave del complejo negocio del libro.

Origen: Las raíces de la edición contemporánea | Babelia | EL PAÍS

Gay Berlin: Cuando Berlín inventó la homosexualidad

1439394719_110447_1439810196_noticia_normalGay Berlin, del historiador estadounidense Robert Beachy, narra cómo el propio concepto de lo homosexual fue una invención alemana. Karl Maria Kertbeny inventó esa palabra, así como la de heterosexual, en 1869. Y cómo el Berlín de los primeros años del siglo XX se convirtió en un foco de atracción para todos aquellos con una sexualidad diferente a la normativa. Es a lo que se refería el dramaturgo August Strindberg cuando visitó la capital en 1893 y presenció cómo “los más pervertidos de la ciudad” se reunían en un baile de disfraces. “Hombres que bailaban con hombres de forma melancólica y tremendamente seria. El que hacía de mujer podía llevar bigote, quevedos, ser feo y carecer de la más mínima femineidad”, escribía al recordar lo que le había parecido “la escena más repugnante” de su vida.

Origen: Gay Berlin: Cuando Berlín inventó la homosexualidad | Babelia | EL PAÍS

La labor bibliotecaria

Pablito me acaba de decir que quiere ser bibliotecario. La expresión de mi cara, ante esta sorprendente noticia, no se puede describir con palabras. Pablito iba para jugador internacional de fútbol, entre otras cosas. Vamos, que no tenía las ideas muy claras. Pero, ahora, me sale con que quiere ser como yo: bibliotecario. Yo le digo que ser bibliotecario en nuestros tiempos ya no es lo que era. Aquella sabiduría que atesoraban los bibliotecarios “enciclopédicos” hace mucho que brilla por su ausencia. Me imagino que todavía quedarán algunos pero, desgraciadamente, son pocos. En las bibliotecas del siglo XXI casi tenemos que ser más gestores informáticos que conocedores de cultura. Los usuarios son cada vez más autónomos, nos necesitan menos y, por ello, se podría pensar que nuestro papel en la sociedad es menos importante. Yo no soy de esa opinión. Mi puesto de trabajo es de auxiliar y creo que precisamente mi labor es esa: “auxiliar” al usuario despistado o atascado en una búsqueda. Tras 20 años de profesión, aún me sigue motivando la sonrisa o un simple “gracias” proveniente de esa persona a la que auxilias en su afán de entretenerse o de aprender.— María José Viz Blanco.

Origen: La labor bibliotecaria | Opinión | EL PAÍS

Charles Taylor: “Las personas no tienen claro hoy el sentido de la vida”

Charles Taylor (Montreal, 1931) es profesor emérito de Filosofía en la Universidad de McGill. Formado en Oxford, es un profundo conocedor de las corrientes del pensamiento contemporáneo. En su última obra, La era secular (Gedisa, dos volúmenes que suman más de 1.200 páginas) analiza el impacto de la ciencia, la Reforma protestante y las mejoras socioeconómicas en las transformaciones de los sistemas de creencias en Occidente. Está convencido de que la convivencia religiosa es posible y deseable, así como de que la fe, hoy en retirada, no desaparecerá. Sostiene la conveniencia de encontrar un nuevo lenguaje para explicar el presente, ante el agotamiento de las viejas palabras. Entre sus obras destacan Las fuentes del yo y La ética de la autenticidad (Paidós). El Gobierno canadiense le encargó, junto al sociólogo Gérard Bouchard, un trabajo sobre las diferencias culturales y la acogida de inmigrantes, hoy conocido como el informe de la comisión Bouchard-Taylor.

Origen: Charles Taylor: “Las personas no tienen claro hoy el sentido de la vida” | Internacional | EL PAÍS

Entrevista a Álvaro Bisama: De cómo la TV y la política mezclan la realidad con la ficción

Álvaro Bisama es escritor y autor de crónicas de televisión que publica en la revista Qué Pasa y el diario La Tercera, además de dirigir la Escuela de Literatura Creativa de la Universidad Diego Portales. En aquel libro ejemplar titulado Mitologías (1957), el teórico Roland Barthes decía que, en la vida social, un “mito” es una construcción de discurso que comunica las representaciones colectivas naturalizándolas. En sus columnas sobre televisión, A. Bisama interpreta las escenas de la programación audiovisual como fabuladoras de “mitos”; unas escenas que vinculan las ficciones de la pantalla con las realidades del mundo haciendo que dichas realidades se parezcan a lo ya mediatizado por los códigos televisivos.

En su discurso del último 21 de mayo, M. Bachelet anunció la creación de “un canal de televisión cultural”. ¿Qué entender por “televisión cultural”? No una televisión que se limita a divulgar contenidos normativamente seleccionados como “artísticos”, “culturales” o “educativos”. Puede entenderse como “cultural” aquella televisión que propone estéticas audiovisuales, investigaciones periodísticas y narraciones de vida no-estereotipadas, marcando una diferencia de estilo con lo que comercializa la televisión del rating. También es “cultural” la televisión que, en lugar de armar visiones prefabricadas de la realidad política y social, ofrece un repertorio abierto de materiales críticos para que los espectadores –el público– elaboren libremente sus preguntas en torno a los alcances de lo público.

Origen: Entrevista a Álvaro Bisama: De cómo la TV y la política mezclan la realidad con la ficción – The Clinic Online