Así amaba Nietzsche a las mujeres

Nietzsche fue un tipo enamoradizo que ejerció a lo largo de su vida una misoginia muy singular. “El hombre ama dos cosas: el peligro y el juego. Por eso ama a la mujer, el más peligroso de los juegos”. Este aforismo lo sacó de sus entrañas y lo puso en boca de Zaratustra después de conocer en Roma a Lou Andreas-Salomé y haber recibido de ella la suficiente cosecha de calabazas. Zaratustra fue el profeta que lanzó la proclama del superhombre, un ejemplar humano que, según la teoría de Nietzsche, debería ser profundamente culto, bello, fuerte, independiente, poderoso, libre, tolerante, a semejanza de un dios epicúreo, capaz de aceptar el universo y la vida como es. Pues bien, este modelo de superhombre aplicado por Nietzsche a sí mismo, en la vida real babeaba ante cualquier mujer atractiva que se pusiera a su alcance y si era rubia y rica la pedía en matrimonio de forma compulsiva, casi como un reflejo condicionado. El consiguiente rechazo le despertaba una descarga agresiva contra todo el género femenino. “Hasta aquí hemos sido muy corteses con las mujeres. Pero, ¡ay!, llegará el día en que para tratar con una mujer habrá primero que pegarle en la boca”. Y una vez vomitada la invectiva literaria, el superhombre quedaba tranquilo.

Origen: Así amaba Nietzsche a las mujeres | Cultura | EL PAÍS

Por qué el psicoanálisis se debe renovar: Élisabeth Roudinesco: “Freud nos hizo héroes de nuestras vidas”

Para escribir este monumental volumen con aires de biografía definitiva, Élisabeth Roudinesco (París, 1944) no quiso creerse “ni la leyenda negra, ni la dorada”. Freud, en su tiempo y en el nuestro (Debate. Traducción de Horacio Pons) parte de la voluntad de invalidar las condenas más injustas, que suelen pintar al padre de la subjetividad moderna como un simple charlatán, pero también de las biografías de tono hagiográfico consagradas a este personaje eternamente polémico. Discípula de Deleuze, Foucault y Todorov, antigua integrante de la Escuela Freudiana que fundó Lacan y gran especialista de la historia del psicoanálisis, Roudinesco narra la vida de Freud como si fuera una palpitante novela ambientada en la Viena de la belle époque, avanzando hacia su exilio (y muerte) londinense en los albores de la II Guerra Mundial. En el centro de ese paisaje, la autora sitúa a un hombre que cometió errores y se enfrentó a mil contradicciones, pero logró crear una doctrina “a medio camino entre el saber racional y el pensamiento salvaje, entre la medicina del alma y la técnica de la confesión”, con la que logró convertir a los mortales en héroes de tragedia griega.

Origen: Por qué el psicoanálisis se debe renovar: Élisabeth Roudinesco: “Freud nos hizo héroes de nuestras vidas” | Babelia | EL PAÍS

Marina Garcés: “La filosofía nace como arte callejero”

Defiende la filosofía como una forma de vida. Un arte que nace en la calle y que continúa sin interrupción en el espacio privado, la casa, un hecho al que han contribuido especialmente las mujeres. Madre de dos hijos, profesora en la Universidad de Zaragoza y ensayista, Marina Garcés sostiene que frente a las preguntas inaugurales de la filosofía –¿cómo vivir?, ¿cómo pensar?, ¿cómo actuar?– debemos dar respuestas y soluciones desde el compromiso común, pero también “mientras hacemos la comida, cuidamos a nuestros mayores, riendo, luchando, amando y contando cuentos”. Primera lección práctica. Esta entrevista se desarrolla en la cocina.

Origen: Marina Garcés: “La filosofía nace como arte callejero” | EL PAÍS Semanal | EL PAÍS

Alfred Rosenberg: La mente del siniestro evangelista de Hitler

Resulta un raro y oscuro privilegio asomarse a la intimidad de un gran criminal nazi. Si hace unos meses podíamos leer las cartas de Himmler a su esposa (Himmler según la correspondencia con su mujer, Taurus), ahora aparecen los diarios de otro de los jerarcas del III Reich (y, en difícil competición, uno de los más repulsivos), Alfred Rosenberg (Tallinn, 1893-Núremberg, 1946). Se publican en una edición cuidadísima y apasionante a cargo de los historiadores alemanes Jürgen Matthäus y Frank Bajohr (Alfreg Rosenberg, diarios 1934-1944, Crítica). Como las cartas privadas del jefe de las SS, los diarios del ideólogo del nacionalsocialismo y ministro para los Territorios ocupados del Este –Rosenberg aunaba como nadie teoría y praxis- constituían un material en buena medida inédito. La mayor parte de dichos diarios, el reverso del de Anna Frank, por así decirlo, se hallaban desaparecidos desde el proceso de Núremberg, donde Rosenberg fue juzgado con el resto de la crême del hitlerismo y condenado a la horca. Cuatrocientas páginas manuscritas se las había quedado, como souvenir y valiosa fuente documental para sus propias publicaciones, el representante de la acusación Robert M. W. Kempner que las mantuvo en su poder hasta morir en 1993. No fue sino hasta 2013 que el Gobierno estadounidense consiguió confiscar el material y entregarlo al Museo Memorial del Holocausto de EE UU.

Origen: Alfred Rosenberg: La mente del siniestro evangelista de Hitler | Cultura | EL PAÍS

El origen y la evolución de la forma de comprender el mundo

Steven Weinberg (Nueva York, 1933) es seguramente ‘el’ gran físico vivo, y el coautor de una de las grandes unificaciones de la historia de la ciencia, la que condujo al llamado modelo estándar, nuestro gran cuadro del mundo subatómico que recibió el espaldarazo definitivo con el hallazgo del bosón de Higgs. Tiene el premio Nobel, como parece lógico, pero también el premio Lewis Thomas al mejor escritor divulgativo. Publica ahora en español la que tal vez sea su obra más ambiciosa, Explicar el mundo. El descubrimiento de la ciencia moderna (Taurus), donde narra su visión del origen y la evolución de nuestra forma de comprender el mundo. Un libro para aprender a pensar como solo han pensado los grandes.

Origen: El origen y la evolución de la forma de comprender el mundo | Cultura | EL PAÍS