Vida del filósofo errante

1471441359_509029_1471441669_noticia_normalLa biografía de Nietzsche del británico Reginald John Hollingdale (1930-2001), aunque aparecida en 1965 —y revisada en 1999—, constituye hoy una muestra ejemplar de información y narración; y es bienvenida su publicación por Tecnos porque en castellano no contamos con muchas biografías de Nietzsche; tenemos la de Safranski (Tusquets), la más popular, mientras que la exhaustiva de Curt Paul Janz (Alianza) está agotada.

Origen: Vida del filósofo errante | Babelia | EL PAÍS

El filósofo y el pastelero

1470763782_239445_1470764147_noticia_normal_recorte1Se dirá, por ejemplo, que la filosofía es muy útil porque forma personas dinámicas y flexibles, no enquistadas en prejuicios paralizantes. O que es muy apta (se hace a veces difícil seguir soportando esta monserga) para favorecer la apertura mental y el espíritu crítico, tan necesarios en los tiempos que corren, de modo que los ciudadanos no vayan buscando sólo dinero y diversión, sino que anhelen algo más. O, ¿cómo no?, para que dispongan de genuinos valores, que preserven de la corrupción y el cinismo. Al final de estas defensas de la filosofía, lo defendido se habrá convertido ya en algo irreconocible: una mezcla de adoctrinamiento edificante, divulgación científica recreativa y refinamiento cultural low cost. Pero la filosofía es todo lo contrario de esta masa de pastelería, y se compone, no en vano, principalmente de ingredientes amargos.

Origen: El filósofo y el pastelero | Opinión | EL PAÍS

Filosofía: Qué es la dignidad

1466611644_402913_1469795457_noticia_normal_recorte1

«Escándalo de la filosofía” llamó Kant al hecho de que faltara un argumento decisivo sobre la existencia de la realidad objetiva fuera del yo. Dos siglos más tarde, el escándalo de la filosofía es, a mi juicio, que todavía falte un argumento decisivo sobre la existencia de la dignidad —esa realidad moral— y sobre su contenido. No hay noción filosófica más influyente y transformadora y, sin embargo, carece de un filósofo a la altura de su importancia. El Diccionario de filosofía de Ferrater Mora ni siquiera le concede una entrada a lo largo de sus cuatro tomos.Se usa con profusión en toda clase de contextos a guisa de fundamento teórico —tratados y organizaciones internacionales, Constituciones políticas, declaraciones de derechos humanos, leyes y resoluciones judiciales—, pero invariablemente su esencia se presupone o su entendimiento se confía al buen sentido, quedando, por eso mismo, a la espalda y pendiente de definir. Incluso, ya en nuestro siglo, ha inspirado el movimiento social de los indignados sin que estos hayan sentido la necesidad de precisar antes, siquiera elementalmente, qué es aquello cuya ausencia enciende su ira y su protesta.

Origen: Filosofía: Qué es la dignidad | Opinión | EL PAÍS

Thomas Bernhard ejerce como reclamo de su odiado Salzburgo

1470508146_325109_1470509135_noticia_normal_recorte1

Más que sorprender, escandalizaría al escritor Thomas Bernhard (1931-1989) la contrariedad de haberse convertido en un reclamo comercial de Salzburgo. Proliferan los libros y los souvenirs del escritor austriaco en las tiendas del festival de música y teatro de la ciudad, incluso acaba de inaugurarse una exposición que lo retrata sonriente en las calles de “la pútrida ciudad inhumana”. Aunque la gran paradoja del propio Bernhard consiste en que su aversión a la ciudad de Paracelso, de Mozart y de Zweig le proporcionó un extraordinario recurso dialéctico en el retrato de la sociedad a la que abominaba. Por no haberse “desnazificado” lo suficiente. Y por haber convertido su festival en un ritual discriminatorio e hipócrita que Bernhard deploró y hasta vetó. “Su inhumana atmósfera provoca ahogo y nada más que ahogo”, escribió.

Origen: Thomas Bernhard ejerce como reclamo de su odiado Salzburgo | Cultura | EL PAÍS