“Así viví la construcción de la UNCTAD hace medio siglo”: 5 testimonios

Una misión imposible. Construir en apenas 275 días un edificio que acogería a 3.000 delegados provenientes de 140 países para discutir, en Santiago, la superación de la pobreza en naciones en vías de desarrollo en la III Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo en el Tercer Mundo (UNCTAD).

“¡Hágase la UNCTAD!”; “¡Un edificio para manosear la palabra solidaridad!”; “La UNCTAD crece firme”; “Un piso cada 50 horas” y “Símbolo de la capacidad creadora del pueblo chileno” fueron solo algunos de los titulares que la prensa escribió entre 1971 y 1972 refiriéndose a la obra que constituiría el legado arquitectónico del presidente Salvador Allende.

Pero la misión, al fin y al cabo, no fue imposible. En abril de 1972, el edificio diseñado por los arquitectos José Covacevic, Hugo Gaggero, Juan Echenique, José Medina y Sergio González bajo la coordinación de Miguel Lawner se inauguró. “Cuando los delegados se marchen y lleven en sus pupilas la visión de un Chile con sus montañas nevadas, sus lagos, sus bosques milenarios y su amplio mar (…). Se llevarán grabado –y yo sé que no se borrará– la labor silenciosa, fecunda y creadora de todo un pueblo”, dijo, entonces, Allende.

Origen: “Así viví la construcción de la UNCTAD hace medio siglo”: 5 testimonios

Alvaro Quezada
Profesor de Estado y Magíster en Filosofía Universidad de Chile Santiago de Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *