Baudelaire, el ingrato

14223459125789En 1864, Charles Baudelaire se mudó a Bélgica para intentar vivir de dar conferencias y publicar con editores locales. Más de una década antes, otros intelectuales franceses, como Alejandro Dumas o Víctor Hugo, habían seguido el mismo camino con éxito huyendo del Golpe de Estado de Napoleón III. Sin embargo, él llegaba tarde, con la moda francesa hace tiempo diluida en el país vecino y unas dotes para la oratoria inferiores a las de Dumas o Hugo.La experiencia lo llevó a rozar la miseria, ya con más de 40 años y empeorando de la sífilis que arrastraba desde la juventud. Durante los dos años que permanece en el país, escribe con asiduidad a su madre y a sus amigos Ancelle y Manet, además de al editor Michel Lévy, anunciándoles su venganza de la sociedad belga que tan mal lo había acogido: Pobre Bélgica, una obra en la que retrata todos los tópicos de los franceses sobre sus vecinos del norte, pero que vende como un retrato de los vicios de la propia Francia.

vía Baudelaire, el ingrato | Cultura | EL MUNDO.

Alvaro Quezada
Profesor de Estado y Magíster en Filosofía Universidad de Chile Santiago de Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *