Columna de Óscar Contardo: Cimas y mesetas 

 

El quiebre en la llamada Mesa de Datos del Covid-19 es el último efecto del choque permanente entre lógicas contrapuestas. Un grupo de científicos pide datos que el Ministerio de Salud no puede proveer. La información brindada, que servirá para crear modelos que arrojen luces sobre la manera en que el virus se propaga, resulta insuficiente, pero en lugar de buscar una solución en conjunto, colaborativa, la fractura se hace pública, afectando la credibilidad de otro ministerio, el de Ciencias. El efecto es más desconfianza, o algo peor, hacer de la desgracia que provoca el virus un botín para exprimir en el corto plazo, un tesoro de escombros disputado entre adversarios políticos. Finalmente, aquello que parece ser lo único a lo que podemos aferrarnos, el conocimiento científico, está siendo secuestrado por un torbellino confuso de declaraciones ambiguas y desmentidos, que añaden un aliño extra a la angustia diaria de una cifra de contagiados que se incrementa, elevando las líneas de los gráficos hacia una cumbre que aún no tenemos claro cuánto tiempo más nos tomará alcanzar.

Origen: Columna de Óscar Contardo: Cimas y mesetas – La Tercera

Alvaro Quezada
Profesor de Estado y Magíster en Filosofía Universidad de Chile Santiago de Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *