Adiós, hermano

CRISTINA PERI ROSSI  –Barcelona

 

14289433264113«Ayudalo, che, es un hermano», era un pedido habitual de Eduardo ante cualquiera que llegara perseguido, salvado en el anca de un piojo, como decíamos metafóricamente. Hasta que un día le dije: «Che, ¿y por qué no lo ayudás vos?» harta de que mi casa fuera el consulado uruguayo en el exilio. Además, yo era mujer. Una de las escasas mujeres escritoras exiliadas. Y la izquierda era tan machista y homófoba como la derecha, aunque -decían- eso se iba a arreglar después de la revolución. No: no se arregló. Tuvo que ser España la pionera en abordar esos temas, y es una deuda que siempre tendremos con la madre patria.

Lea artículo en Adiós, hermano | cultura | EL MUNDO.

Alvaro Quezada
Profesor de Estado y Magíster en Filosofía Universidad de Chile Santiago de Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *