Columna de Ascanio Cavallo: «Esto no es una advertencia»

Pomerantsev identifica cómo opera la manipulación. La primera condición es que se dirige a grupos con intereses muy diversos -por ejemplo: compañeros de curso, veganos, estudiantes, animalistas, ciclistas, dibujantes, todos con lazos laxos- y les ofrece una identidad común, un “nosotros” que necesita un enemigo también común: “ellos”. Mediante las operaciones clásicas de la comunicación manipulativa, el “nosotros” se traduce siempre como “pueblo” y “mayoría”, mientras que “ellos” son las “elites”, los poderosos ocultos. Este dualismo, que simplifica cualquier realidad social, empuja continuamente a la polarización, al “nosotros contra ellos”. Las verdades que no sean útiles para este fin dejan de importar. La veracidad de los hechos deja de importar.

Origen: Columna de Ascanio Cavallo: «Esto no es una advertencia»

Alvaro Quezada
Profesor de Estado y Magíster en Filosofía Universidad de Chile Santiago de Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *