Cretinismo, fase superior del octubrismo

 

Este buscado epílogo es triste, porque la promesa de la Convención era construir la “casa de todos” y no la covacha rayada y meada de los tarados rabiosos. Había (¿hay todavía?) una oportunidad para corregir problemas e injusticias importantes y profundas. Sentar las bases para un Estado social profesional y mercados abiertos y competitivos que cierren la brecha entre estructura social y estructura institucional, consolidando nuestras clases medias. También para establecer las bases de un pluralismo étnico y religioso honesto, en vez de una sórdida y dudosa repartija identitaria. El mundo empresarial y la derecha, consternados frente al escenario político, estaban llanos a apoyar ese tipo de salidas. Pero nada de esto será posible con una desconstitución orientada a saciar las bajas pasiones de personajes dominados por el deseo de dominar.

Origen: Cretinismo, fase superior del octubrismo – La Tercera

Alvaro Quezada
Profesor de Estado y Magíster en Filosofía Universidad de Chile Santiago de Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *