La llama de José Ortega y Gasset arde en Argentina 100 años después

1473446181_930932_1473448234_noticia_normal_recorte1“No podría escribir mi biografía sin dedicar un capítulo a Argentina”, dijo alguna vez José Ortega y Gasset, una frase con la que el filósofo español homenajeó una relación que se inició con una visita a Buenos Aires en 1916 y perduró hasta su muerte, en 1955. En el primer centenario de aquel primer viaje, forja del “Ortega el americano” al que se refirió en 1956 Leopoldo Zea (“por lo que su obra representó para nuestra América, la hispánica”), la Fundación Ortega y Gasset de Argentina (FOGA) organizó el Congreso Internacional Ortega y América, un encuentro de tres días dedicados al peregrinar transatlántico del autor de La Rebelión de las Masas. La visita de Ortega nació fruto de una necesidad española. Cumplido el primer centenario de la independencia, una Argentina cuyo faro era la cultura francesa veía a España como una metrópoli atrasada, heredera de la inquisición y sin pensamiento propio. Fue así que la Institución Cultural Española en Buenos Aires decidió luchar contra esa imagen exponiendo a personajes peninsulares “relevantes”, que revirtieran la abierta hispanofobia rioplatense. Ortega cumplió con las expectativas y su influencia en Argentina aún perdura, sin que el filósofo nunca ocultase el gran impacto que tuvo en su pensamiento el contacto con la vitalidad “de los pueblos jóvenes”, como llamó a los americanos.

Origen: La llama de José Ortega y Gasset arde en Argentina 100 años después | Cultura | EL PAÍS

Alvaro Quezada
Profesor de Estado y Magíster en Filosofía Universidad de Chile Santiago de Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *