Las buenas prácticas

Daniel Matamala

Cuando el fútbol era dominado por caudillos, los barrabravas les sirvieron de soldados para dominar, con votos e intimidación, las asambleas y elecciones. El ejemplo paradigmático fue René Orozco, quien les entregó financiamiento e inmuebles (“la escuelita de Los De Abajo”) y los defendió a rajatabla, calificándolos de “víctimas”. En septiembre pasado, “Anarkía” y “Kramer”, líderes históricos de la barra, visitaron a Orozco para celebrar con él su cumpleaños número 89.

Origen: Las buenas prácticas

Alvaro Quezada
Profesor de Estado y Magíster en Filosofía Universidad de Chile Santiago de Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *