Oscar “Cuervo” Castro: el director para quien la sopa era lo más importante del teatro

En 1974 el Aleph estrenó Y al principio existía la vida. Pero dieron muy pocas funciones porque, a fines de ese año, Óscar Castro y su hermana fueron detenidos. Pasó por Villa Grimaldi, Tres Álamos, Puchuncaví y por el campo de concentración de Ritoque. A poco andar de su encierro, su madre -quien era de derecha-, lo fue a ver a Tres Álamos. Fue la última vez que supo de ella. Es detenida desaparecida.

Cuando se enteró de la tragedia, Castro dijo: “El amor de mi madre será mi venganza”. Y de ahí para adelante siempre fusionó teatro y alegría. “Decía ‘si nos ven tristes, nos ganan por segunda vez’”, recuerda el cineasta Patricio Paniagua, unos de sus compañeros en el Campo de Concentración de Ritoque. “Su actitud positiva fue una forma de mantenerse digno. Además, toda su vida fue así, gozador, lleno de alegría, hiperactivo. Creo que él acentuó esas características en el campo de concentración, fue una forma de protección”, cuenta Paniagua.

Origen: Oscar “Cuervo” Castro: el director para quien la sopa era lo más importante del teatro – La Tercera

Alvaro Quezada
Profesor de Estado y Magíster en Filosofía Universidad de Chile Santiago de Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *