Oscar “Cuervo” Castro: el director para quien la sopa era lo más importante del teatro

En 1974 el Aleph estrenó Y al principio existía la vida. Pero dieron muy pocas funciones porque, a fines de ese año, Óscar Castro y su hermana fueron detenidos. Pasó por Villa Grimaldi, Tres Álamos, Puchuncaví y por el campo de concentración de Ritoque. A poco andar de su encierro, su madre -quien era de derecha-, lo fue a ver a Tres Álamos. Fue la última vez que supo de ella. Es detenida desaparecida.

Cuando se enteró de la tragedia, Castro dijo: “El amor de mi madre será mi venganza”. Y de ahí para adelante siempre fusionó teatro y alegría. “Decía ‘si nos ven tristes, nos ganan por segunda vez’”, recuerda el cineasta Patricio Paniagua, unos de sus compañeros en el Campo de Concentración de Ritoque. “Su actitud positiva fue una forma de mantenerse digno. Además, toda su vida fue así, gozador, lleno de alegría, hiperactivo. Creo que él acentuó esas características en el campo de concentración, fue una forma de protección”, cuenta Paniagua.

Origen: Oscar “Cuervo” Castro: el director para quien la sopa era lo más importante del teatro – La Tercera

Respirador mecánico – Max Colodro

Cómo una sociedad pudo llegar a la convicción de que 30 años de su historia reciente fueron una simple impostura, un pie forzado, un error en el camino que sería imprescindible enmendar. Cómo un sector relevante de esa sociedad se convenció de que la forma de resolver sus problemas pasaba por debilitar las instituciones, por abjurar de las reglas del juego y normalizar su transgresión. Seguramente, porque fue seducida por la idea de que un rito fundacional -hacer una nueva Constitución- permitiría luego desactivar sin grandes dificultades esas lógicas de violencia y destrucción.

Origen: Respirador mecánico – La Tercera

Columna de Óscar Contardo: El tiempo en una botella

La presentación de una acusación contra el presidente Piñera ante la Corte Penal Internacional por su responsabilidad en crímenes de lesa humanidad, nos asegura que los desplazamientos temporales continuarán por muchas décadas más, y que tarde o temprano deberemos enfrentar aquello de lo que muchos quisieron escapar, dando vuelta una página con rapidez, encogiéndose de hombros y dejando en el pasado algo que no dejará de ser presente.

Origen: Columna de Óscar Contardo: El tiempo en una botella – La Tercera

DESTITUIR A PIÑERA

Por Juan Pablo Cárdenas

Celebramos en estos días la iniciativa de algunos parlamentarios de sumar voluntades para acusar constitucionalmente a Piñera a fin de destituirlo de su cargo. Votos para ello podrían haber más que suficientes, por lo menos para demostrar la orfandad en que se encuentra un Primer Mandatario repudiado ya por los propios partidos y militantes del oficialismo.

Sin embargo, mucho nos tememos que nuevamente haya sectores de la oposición que se resten a este voto de censura legislativa y, de esta forma, lograr que la Constitución que prometieron reemplazar hace más de 30 años siga vigente y, con ello, el modelo económico social heredado de la Dictadura. Ya han surgido las primeras voces de algunos senadores para manifestar la necesidad de que Piñera complete su período presidencial.

Origen: DESTITUIR A PIÑERA ⋆ OPAL

Columna de Daniel Matamala: Mano de obra

La Cámara Chilena de la Construcción señala que en el sector el “salario de reserva, por el cual un individuo está dispuesto a laborar”, ha aumentado, y advierte como un “riesgo” para su actividad “el encarecimiento de la mano de obra, que se vería agravado por un eventual tercer retiro”. El presidente del gremio, Antonio Errázuriz, dice que el tercer retiro “es una mala idea” porque “nos crea una situación de cierta dificultad para atraer” empleados. Y concluye que “vamos a tener que mejorar los ingresos de los trabajadores”.

El presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, Ricardo Ariztía, dice que “nos falta más gente, que no llega a trabajar porque reciben los bonos del Gobierno”, ya que “si el gobierno me está poniendo los bonos, para qué voy a salir a trabajar”. Concluye que ese es “el estilo de la idiosincrasia del trabajador chileno”. Los datos lo desmienten: según Microdatos de la Universidad de Chile, sólo 0,8% de los inactivos no busca trabajo por haber recibido bonos o retiros.

Origen: Columna de Daniel Matamala: Mano de obra – La Tercera

Columna de Ascanio Cavallo: Botar a Piñera

El Presidente tiene una curiosa fascinación por la soledad. No le importa. Lo seduce cierta infatuación de la voluntad; sabe que le cobran cuentas nuevas y viejas, a veces muy viejas. Así ha ido su vida en la política. Pero esta vez es diferente. La ira de la oposición se siente en las puertas del Palacio. El país camina por una cornisa. Ante esa evidencia, el gobierno impulsa ahora un acuerdo tributario que pueda quitar la espoleta de la situación.

Origen: Columna de Ascanio Cavallo: Botar a Piñera – La Tercera

La oscuridad 

Max Colodro

Cómo se puede tropezar por tercera vez con la misma piedra, y más encima ad portas de una elección donde el oficialismo se juega la vida, es algo que solo la ceguera y la obstinación pueden explicar. Porque, no era muy difícil imaginar que este nuevo 10% tendría en las actuales circunstancias tanto o más respaldo ciudadano que los anteriores; que dado el ciclo electoral los parlamentarios de gobierno lo iban a apoyar con todavía más entusiasmo; y que los sectores políticos que desde el estallido social tien

Origen: La oscuridad – La Tercera

El manifiesto francés de las 343 ‘zorras’ en favor del aborto cumple 50 años 

Hace cincuenta años 343 mujeres se atrevieron a afirmar públicamente en Francia que habían abortado. Las llamaron zorras, pero su manifiesto, del que este lunes se cumplió medio siglo, rompió el silencio en torno al aborto y contribuyó a que cuatro años después se consiguiera su despenalización.

Origen: El manifiesto francés de las 343 ‘zorras’ en favor del aborto cumple 50 años – El Mostrador

El liderazgo presidencial de Piñera: rigidez y destemplanza al gobernar 

por 6 abril, 2021

La rigidez del Presidente Piñera se expresó en el estallido social, al rechazar el malestar de la ciudadanía contra el sistema económico, especialmente por el sistema privado de pensiones (“No + AFP”) y solo resaltar los hechos de violencia cometidos por grupos minoritarios, afirmando que el país estaba “en guerra contra un enemigo poderoso e implacable”. Fue una decisión de la cual no se ha apartado, a pesar del desplome de su popularidad, y que son notorias la crisis de legitimidad del sistema económico, en especial del sistema de capitalización individual, y la crisis de representación del sistema político.

La oposición le impuso el 15 de noviembre de 2019 el Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución, pero esto no le llevó a modificar el camino iniciado. Solo lo tomó como una válvula de escape para neutralizar la presión social. Así, no sorprende su escaso interés en el proceso constituyente, incluso con ocasión del plebiscito del 25 de octubre de 2020.

A pesar de su discurso contra la delincuencia, no enfrentó la crisis de Carabineros. Esto derivó en masivas violaciones a los derechos humanos contra manifestantes, reportadas por las organizaciones internacionales más prestigiosas del mundo, así como en una compleja situación con una violencia que devino en vandalización en la plaza Baquedano y en sus alrededores, desnudando las limitaciones del Estado de Derecho y en la derrota del combate contra la delincuencia, que reflejan a diario los medios de comunicación.

Origen: El liderazgo presidencial de Piñera: rigidez y destemplanza al gobernar – El Mostrador

Óscar Contardo: Los muertos que no importan 

Hay algo, sin embargo, que no es responsabilidad del gobierno, una indolencia profunda que ha quedado demostrada en el comportamiento de miles de personas con acceso a información y medios para mantenerse en aislamiento, que han privilegiado su bienestar privado en momentos en los que habría sido necesaria otra cosa. Los atochamientos provocados por miles de santiaguinos intentando dejar la ciudad por el fin de semana largo, las largas filas para comprar pescado para el festivo, la idea de que todos y cada uno somos una situación especial que merece atención diferenciada es algo que dice mucho de nuestra convivencia. Mientras hay gente muriéndose a cada hora, y una amenaza que se extiende, muchos solo han buscado la fórmula para saltarse las reglas. No somos un pueblo solidario, somos un pueblo que se inventó en la caridad voceada con fanfarria una manera de mitigar su propia culpa frente al sufrimiento ajeno: el de los pobres, el de los enfermos, el de los castigados por alguna catástrofe. Chile no ayuda a Chile si no hay cámaras ni espectáculo en torno a la desgracia. Lo que nos mueve es la compasión, la lástima que provoca mirar a los que sufren y el ansia por ser considerados buenos en la medida en que damos alguna limosna bien publicitada. Caridad y no solidaridad, lástima por el menesteroso y no respeto por el otro como un igual que merece consideración.

Origen: Columna de Óscar Contardo: Los muertos que no importan – La Tercera