Suspendida una inyección letal en Ohio después de 30 minutos sin hallar la vena al condenado

La tortura duró más de 30 minutos. Ese fue el tiempo que Alva Campbell, de 69 años, pasó el miércoles atado a una camilla mientras dos enfermeros le palpaban el cuerpo en busca de una vena para aplicarle la inyección letal. Aunque hubo un momento en que parecían haberla encontrado e incluso uno chocó su mano con el condenado, finalmente se dieron por vencidos y la pena capital tuvo que ser abortada. Campbell, roto, volvió a su celda, y en la sala de ejecuciones de Lucasville (Ohio) quedó el vacío.

Origen: Suspendida una inyección letal en Ohio después de 30 minutos sin hallar la vena al condenado | Estados Unidos | EL PAÍS

Alvaro Quezada
Profesor de Estado y Magíster en Filosofía Universidad de Chile Santiago de Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *