Todorov: «La pintura actual expresa nuestro siglo, pero no lo representa»

Día 11/11/2014 – 01.16h

El sociólogo e historiador recorrer la evolución del pensamiento a través del arte en «La pintura de la Ilustración»

Todorov: «La pintura actual expresa nuestro siglo, pero no lo representa»

Tzvetan Todorov (Sofía, 1939) siempre ha defendido que Francisco de Goya fue un pensador «tan importante como Goethe, Dostoievski o Kant», razón de peso que le llevó a ahondar en la figura del pintor en el ensayo «A la sombra de las luces» y que le conduce ahora a «La pintura de la Ilustración. De Watteau a Goya» (Galaxia Gutenberg), ensayo ilustrado en el que el artista aragonés tiene un papel destacado.

No en vano, el historiador y sociólogo instalado en Francia subraya que Goya «abrió un camino a la reflexión y a la creación que muchos otros recorrieron a fondo»al sacudir desde dentro los preceptos de la Ilustración. 

Su fascinación por Goya es tal que, pese a que empezó a trabajar en este libro hace cerca de diez años, tuvo que parar y escribir un ensayo completo dedicado al genio de Fuentetodos tras quedar profundamente «impresionado y afectado» por su obra. «Es el pintor más grande de la epoca porque cuestiona el sentido común de la Ilustración. Él se coloca en posición de crítica que la brinda un papel especialmente relevante y representa los espíritus que habitan en el subconsciente y espantan al ser humano», subraya el pensador, para quien «La pintura de la ilustración» es un paso más en su intento por «explicar la evolución de la manera de pensar a través del análisis de la pintura». «Hay que aprovechar el arte para ver cómo hemos evolucionado», apunta Todorov.

Watteau y Hogarth

En este caso, y después de examinar en sendos volúmenes la pintura flamenca del siglo XVI y los artistas holandeses del XVII, el autor, galardonado en 2008 con el Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales, se fija en Antoine Watteu, Alessandro Magnasco, William Hogarth y Francisco de Goya para ilustrar con sus palabras y un centenar de imágenes «el nacimiento del individuo y el mundo cotidiano» en el arte. «Las pinturas de esta época encarnan una equilibrio muy cuidadoso entre el mundo exterior y la subjetividad y plasman bastante bien cómo era la vida en el siglo XVIII», señala Todorov.

Una capacidad de representación que, añade, cada vez se ha diluido más. «La pintura actual expresa nuestro siglo pero no lo representa. La pintura ya no representa el mundo exterior, es algo que ha cedido a otras disciplinas, como el cine o la fotografía», asegura un pensador que, recién aterrizado a la Barcelona post 9-N, finta con elegancia la actualidad política catalana. «Lo que ocurrió ayer es un acontecimiento político de gran relevancia y debe tenerse en cuenta, pero yo vengo a recibir información, no a dar opiniones. Soy un viajero accidental sin una opinión muy clara sobre el tema», relativiza.

Alvaro Quezada
Profesor de Estado y Magíster en Filosofía Universidad de Chile Santiago de Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *